El Botox es el nombre comercial con el que se popularizó la Toxina Botulínica. Es un tratamiento seguro y eficaz para corregir las arrugas que se producen con la edad al ejercitar la musculatura facial, es decir, ayuda a rejuvenecer el rostro.

Actualmente son muy comunes este tipo de intervenciones estéticas que constan de inyecciones por lo que cada vez son más las mujeres y hombres que se someten al botox, además de que existen más facilidades económicas para poder realizarlo.

Te preguntarás ¿Es una técnica segura?

La toxina botulínica es un tratamiento médico que se utiliza desde hace tiempo para el tratamiento de problemas neurológicos. Las concentraciones usadas en estética facial son mínimas y si la técnica es bien ejecutada por un médico especialista no existen complicaciones ni reacciones adversas destacables. El resultado será muy natural si se aplican las dosis adecuadas por lo que se debe hacer una valoración y seguimiento.

Para optimizar la seguridad y el resultado del tratamiento, es necesario que conozcas determinados factores a tener en cuenta antes de someterte al tratamiento del botox. A continuación te los mencionamos:


  1. Elegir un centro médico autorizado

Es importante que sepas que la Toxina Botulínica tipo A  sólo puede ser administrada por un médico que haya recibido formación específica para su manejo, y sólo en una clínica autorizada para poder realizar este tipo de tratamiento. Verifica antes de someterte al botox que el lugar así como el médico cuente con la certificación.


  1. Confiar en médicos expertos

La experiencia del médico en el manejo del botox  es imprescindible para obtener el mejor resultado. El resultado dependerá de la destreza del médico, su técnica de inyección y la musculatura del paciente. Asegúrate que es un médico acreditado y que cuenta con experiencia en medicina estética facial.


  1. Solicitar un diagnóstico

El botox no es el tratamiento de elección en todos los casos. Por ejemplo, si el músculo presenta falta de tono o si existe flacidez cutánea, el médico puede considerar el tratamiento mediante otras técnicas. Te recomendamos que al acudir a tu cita presentes todas sus preocupaciones estéticas y expectativas, para que se te realice un estudio facial personalizado y se elijan las técnicas más adecuadas.

  1.       Precauciones antes de la inyección del Botox

Para conseguir que la toxina penetre bien en los tejidos es importante tomar las siguientes precauciones unos días antes de aplicar la inyección:

-No se puede tomar ningún tipo de medicamento que afecten a la coagulación, como por ejemplo la aspirina.

-No es recomendable el uso de antiagregantes o la ingesta de alcohol.

-Para evitar la aparición de moretones; no tomar suplementos nutricionales que afecten a la coagulación como el ajo o la vitamina E.

  1.   Duración del tratamiento

Es necesario que conozcas que este tipo de tratamiento no dura para toda la vida. Necesitarás inversión por lo que te mencionamos cuánto te durará aproximadamente para que lo tomes en cuenta. Sus efectos pueden durar entre 3-4 meses y aproximadamente en 5 y 6 meses irán desapareciendo, para este tiempo notarás cómo regresa el movimiento del músculo y con ello las arrugas. Transcurrido este tiempo, puedes realizarte otra vez el tratamiento.

Utilizar las reinyecciones repetidas ayudará a que los efectos de la toxina permanezcan más tiempo y podrán espaciarse por más tiempo las sesiones. Te recomendamos un plan de mantenimiento facial para tener cubierto el año.

Este tipo de tratamiento mejora la estética de cada paciente por lo que la mayoría queda satisfecha con su uso y repiten. Es importante mencionar que si se tiene un uso indiscriminado  y sin medida, pueden tener consecuencias no tan atractivas con rostros raros y pocos naturales.

 

Related Posts

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *